Zombis: por qué este fenómeno de la cultura pop no morirá

El apocalipsis zombie es real. Tal vez no en el sentido de cadáveres re-animados que comen carne caminando por su calle, pero definitivamente en el sentido de la cultura pop.

Estamos siendo comidos vivos por las malditas cosas, y nos encanta.

Entre los próximos estrenos, para finales de ocutbre llega Zombieland: Double Tap (Zombieland: Tiro de gracia) en donde veremos prácticamente los mismos protagonistas y más acción.

Y bueno, vemos entonces que probablemente hay millones e incontables muertos vivientes aún no nacidos.

Entonces, ¿qué da aquí? ¿Es una coincidencia que los zombis sean la epidemia viral más notoria de la cultura pop en un momento en que cosas como la tecnología, la ciencia, la economía, el aumento de la población y la política están haciendo que nuestra humanidad se sienta más precaria que nunca? ¿Son ellos o nosotros los que caminamos muertos?

Resultado de imagen para zombieland

Además del vampiro, otra figura de pedigrí depredador posmortal en demanda conspicua del siglo XXI, el zombi es, sin lugar a dudas, la figura de terror más popular de todos nuestros días (de hecho lo es también para los disfraces de Halloween).

A diferencia del vampiro, que se eleva en una corriente ascendente de romanticismo oscuro y erotismo prohibido y tiene sus raíces en tradiciones literarias y folclóricas centenarias, vemos por otro lado a un el zombi, un cadáver andante que se muere de hambre y se envía solo con un proyectil bien colocado en el cráneo.

Bueno… esto no es ni muy romántico, sexy ni tan viejo. Incluso podemos contar cuarenta y cinco años de hecho.

Porque el apocalipsis zombie realmente comenzó en Pittsburgh en 1967, cuando Romero, en ese momento un creador de películas y comerciales industriales de 27 años, decidió hacer una película de terror súper barata porque estaba aburrido de su trabajo diario.

¿Su inspiración? Su propio día durante el trabajo que había pasado, cuando estaba filmando al presentador de televisión para niños, el Sr. Rogers, obteniendo una amigdalectomía con fines educativos de transmisión pública.

Resultado de imagen para george romero 1967

Esto es algo asqueroso, presumiblemente pensó. Pero esto también es genial.

Entonces, George Romero, también inspirado en I Am Legend de Richard Matheson y EC Comics de la década de 1950, reúne a algunos amigos, colegas y una pequeña cantidad de dinero de producción y comienza a hacer una película sobre lo que sucede cuando una sonda de la NASA a Venus regresa a la Tierra con algo irradiado a bordo.

Los muertos regresan a la vida y se alimentan de los vivos, y los vivos aprenden, cuando no se pelean suicidadamente entre ellos, que la única forma de detener a los merodeadores es explotando sus cerebros.

Paradójico, y no es que realmente los estuvieran usando de todos modos.

Y aquí radica el secreto del apocalipsis zombi global actual: al hacer que los monstruos, a los que Romero originalmente solo se refería como «ghouls«, fueran un ejército imparable de autómatas sonrientes y sonámbulos a los que se podría disparar con total impunidad.

Así surge uno de los monstruos más sensacionalmente viscerales y subtextualmente versátiles en la historia de las películas de terror en Night of the Living Dead.

Esta y otras películas que te mantendrán al filo del asiento las puedes encontrar en tu cine favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *