Acciones sencillas cuando buscas la colaboración e interrelación entre tus alumnos


Como profesor de un grupo diverso, buscas que los niños y jóvenes se relacionen entre sí y puedas a la vez entrar en un modo colaborativo para trabajar.

Un simple cambio en la disposición de las sillas escolares puede promover la colaboración y alentar a los estudiantes a hablar entre ellos.

La cohesión de grupos pequeños es importante, pero los profesores también deben promover conexiones más allá de las unidades sociales más pequeñas en sus aulas.

Resultado de imagen para niños de escuela

Investigaciones recientes muestran que cuando los estudiantes tienen más conexiones con sus compañeros en diferentes partes del aula, es probable que muestren menos agresión relacional que incluye cosas como el comportamiento manipulador.

Una mejor cohesión en el aula se correlaciona con menos comportamiento antisocial y más confianza en toda la clase.

Al reorganizar los asientos o los mesabancos del salón, para comenzar con alguna actividad con el objetivo de incrementar el aspecto colaborativo implica una decisión difícil: ¿cómo formar los grupos?

A menudo, los estudiantes están ansiosos por elegir sus propios compañeros para formar su grupo.

El problema es que los estudiantes pueden tener dificultades para mantenerse productivos en los grupos que eligen (sin mencionar el estrés social que puede acompañar a tener que elegir o ser elegido para un grupo).

Un estudio reciente muestra que establecer parejas para los estudiantes puede llevarlos a pasar más tiempo en discusiones académicamente relevantes y producir un trabajo de mayor calidad.

Una vez que hayas elegido agrupar a los estudiantes, debes decidir si los asignas al azar o si creas grupos según características particulares.

Primero, determine el propósito de la actividad. Si deseas ayudar a los estudiantes con dificultades a mejorar su comprensión, busca una combinación de habilidades entre los estudiantes.

Si un objetivo de la actividad es apuntar a diferentes niveles de habilidad para maximizar la dificultad deseable para la mayoría de los estudiantes, agrupa a los estudiantes de los mismos niveles de habilidad.

Una vez que se forman los grupos, considera formas de proporcionar estructura para diferentes niveles de interacción dentro y entre grupos.

Hay valor en que los estudiantes desarrollen una relación entre ellos única que incluye lazos fuertes y débiles. El trabajo que los estudiantes realizan dentro de su grupo los ayuda a intercambiar conocimientos e información.

Mientras hacen esto, también desarrollan confianza mutua y una identidad grupal comunitaria.

Como profesor, debemos fomentar la interacción con compañeros fuera del grupo.

Estas interacciones pueden proporcionar nuevas ideas a un grupo que cambian su perspectiva. También pueden ayudar a crear un mayor sentido de identidad y pertenencia para el aula en su conjunto.

Los estudiantes necesitan interacciones significativas tanto dentro de sus grupos como entre grupos.

Resultado de imagen para niños de escuela

Un método para fomentar la colaboración es asignar roles grupales en un proyecto colaborativo y luego programar horarios para pláticas en las que los representantes de cada grupo que desempeñan el mismo rol se reúnan en grupos.

Pueden discutir problemas e ideas específicas de sus roles, ofreciendo una oportunidad para que los estudiantes colaboren con compañeros que no son parte de su grupo nuclear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *